FELIZ NAVIDAD 2015

viernes, 14 de noviembre de 2014

UN SUEÑO QUE NO DEBERÍA DE SERLO






UN SUEÑO QUE NO DEBERÍA DE SERLO. 

Participa, añade el tuyo.




Buenos días amig@s:

Nota importante: Os invito a un nuevo proyecto. Tras leer este post me encantaría que aportarais vuestro particular sueño que no debería de serlo. Lo podéis hacer bajo en comentarios. Cada cierto tiempo se recopilaran vuestros sueños y se añadirán a este manifiesto.

Tal vez el título de este post pueda parecer extraño. A veces me doy cuenta que suelo soñar con situaciones idílicas, fantasiosas, mágicas o en cierta manera irreales. Sin embargo, en muchas ocasiones sueño con aspectos de la vida que son muy reales. Asuntos que en esta época que nos ha tocado vivir bien se pueden denominar utopías, aunque yo prefiero llamarlos sueños que no deberían serlo. Por ejemplo:

1º) Desear que el ser humano, de una vez por todas, haga honor a su nombre y derroche HUMANIDAD por los cuatro costados. Para muchos esto sería un sueño inalcanzable, sin embargo, no debería de serlo.

2º) Todo ser humano ama a su entorno, a su país o nación. Incluso, da su vida por defender esa porción de tierra que lo vio nacer y sin embargo, maltratamos al planeta, lo ultrajamos y lo vejamos hasta límites insospechados sin medir las consecuencias. Olvidamos con excesiva frecuencia que es nuestro único hogar. Naciones o países hay muchos, planeta Tierra donde todos podamos existir solo hay uno. Soñar que el ser humano es consciente de esto y que se integra en la naturaleza como un miembro más podrá parecer un suelo y, no debería de serlo.

3º) Que nuestros dirigentes (y no me refiero a los gobiernos y políticos que se ven en la TV, sino a los que en realidad dirigen los hilos) lleguen a tener conciencia de que no dejan de ser más que unos seres humanos con las mismas carencias que el ciudadano de a pie podrá parecer un sueño, sin embargo, no debería de serlo y estoy seguro que mucho mejor nos iría a todos.

4º) En el planeta hay capacidad más que suficiente para obtener alimentos que sacien el hambre mundial. Es de incivilizados no hacerlo. Nadie puede comer billetes de dólar, no monedas de euro. La reserva federal fabrica dólares a su antojo ¿Es eso dinero? Pues sí. Trabajamos y nos matamos por tener papelitos que solo valen la tinta que llevan impresa. Los dirigentes lo saben, pero es el sistema. La UE su banco central también fabrica euros a su antojo. China se carga de dólares, de euros, de deuda ¿Y qué? estos a fabricar papelitos y más papelitos, hasta que ni les quepan en sus reservas o almacenes. Mientras, todos esclavos de estos papelitos que ya ni se fabrican físicamente, pues la mayoría del capital es virtual. Y millones de personas, de seres humanos pasan hambre por no tener esa irrealidad que es el dinero ¿Y nos llamamos evolucionados, civilizados? Un mundo solidario podrá parecer un sueño pero no debería de serlo.

5º) La mujer es un ser humano igual que lo pueda ser el hombre ¿Entonces? ¿Cómo pueden existir y, lo que es peor, como se puede permitir que existan religiones, sectas, filosofías o tradiciones que se respetan donde se margina a la mujer? Ellas son nuestras madres, las que nos han tenido en sus vientres y nos han dado la vida. Ellas son las que de igual forma lo han hecho o harán con nuestros hijos? Podrá parecer un sueño que el hombre vea a la mujer como su compañera de existencia de igual a igual, sin embargo, no debería de serlo.

6º) El ser humano se cree el más inteligente de todos los seres vivos que pueblan el planeta. Pobre iluso. Es incapaz de comprender el lenguaje de los delfines, mucho más desarrollado que el nuestro. El cerebro de las ballenas es muy superior al nuestro. El ser humano es el único habitante del planeta que destruye sin miramiento al mismo y que incluso actua en contra de los parámetros que dicta la naturaleza ¿Es eso inteligencia? Llegar a creer que el hombre tenga la suficiente HUMILDAD para respetar a sus compañeros de existencia en el planeta (LOS ANIMALES) y que los considere como vecinos con iguales derechos que nosotros podrá parecer un sueño pero no debería de serlo.



Juan V. Cosín. AZULPLATA