FELIZ NAVIDAD 2015

jueves, 31 de mayo de 2012

Tierra que Llora y Gime (pequeña y sola)




Con estas letras no pretendo mostrar barbaridades que cometemos los seres humanos y que todos conocemos. Otros quizás lo prefieran mostrar para de ese modo concienciar. Yo sin embargo, pretendo hacer comprender mostrando la sencillez, la belleza y apelando a la honradez y a la paz. El placer de ser gentes de bien no es dificil de lograr, si se siente dentro ser hijo de quién la vida te da, sin nada pedir, es muy fácil dar a nuestra madre tierra Amor, sin tener que destruirla dañar o contaminar. Somos todos hermanos porque todos somos hijos de la tierra, tenemos la misma madre todos que nos da el ser, seas blanco, negro, indio o japonés.



TIERRA que Llora y Gime





¿Has visto al cielo amando a la noche?
plagándola de caricias, besos y estrellas,
miles hay, de tantas noches de amor
siendo cada una de ellas, como el sol



Qué pequeños somos, sin darnos cuenta,
dependemos sólo de un beso que nos calienta
y nos creemos los dueños de nuestro planeta.



La Tierra sólo una y única es,
como la madre que nos dio el ser,
sencilla, pequeña, solitaria y bella,
la misma hay detrás de cada frontera,
seas blanco, negro, indio o japonés,
a todos nos da la vida, quieras o no quieras
por eso somos hermanos, por ser hijos de la tierra,
por ser la misma madre la que nos da el ser.



Mira desde fuera que pequeños somos,
cada puntito es una ciudad
y en uno de ellos... nuestro hogar.



Todos con la misma luna, el mismo cielo,
la misma tierra y el mismo sol
que por igual a todos se nos entrega
sin distinción, fronteras ni condición.



Es el milagro de la vida que nos da el creador,
si nada trajiste, nada es tuyo,
entonces ¿por qué existen las guerras?
¿por qué la vida que se te regala no la conservas?
¿por qué dañas, matas y destrozas tu planeta?
si todos llegamos y nos vamos sin pertenencias?



La Tierra como Madre Sufre
al ver a sus hijos que la parten y dividen,
que la explotan, contaminan y exprimen,
quemando, arrasando bosques y valles,
exterminando la vida en océanos y mares,
contaminando el aroma y pureza del aire,
matando por placer a los animales.



Todos sabemos que la tierra llora y gime,
lo vemos, lo sentimos pero nadie lo impide,
¡Vamos, mi buen Amigo!
esa madre pequeña y solitaria
merece más que rezos o plegarias.



Hagamos con la tierra
como el cielo a la noche
¡LLENÉMOSLA DE AMOR!



AZULPLATA